High Score, la serie documental de Netflix que eleva a los videojuegos al arte

La serie rastrea el desarrollo del mundo del videojuego desde el auge de las salas arcade a fines de los 70’s hasta los albores del 3D y el combate a muerte entre Nintendo y Sega en los 90’s.

By: Paul Jagger MX

¡AGUAS, QUE TRAE SPOILERS! Te recomiendo ampliamente que si no lo has visto, vayas allá y luego vuelvas aquí.

¿Alguno de ustedes conoce los viejos juegos de simulación de vuelo? La nueva edición acaba de salir, y básicamente puedes visitar el mundo entero gracias a él. El software mejorado en la nube (de la nube y de la nube) de Asobo, empresa que lo desarrolló, transmite terreno tridimensional generado por IA basado en datos satelitales de Bing y modela en tiempo real no sólo el terreno sino también patrones climáticos del mundo real, frecuencias de radio y tráfico de vuelo, y presenta mapas y cabinas fotorrealistas.

Aunque Microsoft Flight Simulator es una maravilla y un salto tecnológico inmenso, ¿eso qué diablos tiene que ver con High Score? El inmenso recorrido desde el primer simulador de vuelo en 1972 hasta la bestia que es hoy en día es básicamente la manera en la que nos ayuda el documental para ir de lo más básico, sacarle jugo a cada escalón y llevarnos al punto más alto, al clímax, a la epicidad. “Cada nuevo juego se construyó sobre la base creada por el juego anterior”, dice Charles Martinet, la voz de toda la vida de Mario, y el narrador de High Score. “Y por eso, puede ser difícil recordar los humildes comienzos”.

El narrador es la voz original de toda la vida del fontanero, aunque no la reconocerás.

La docuserie trata sobre esos comienzos, rastreando el desarrollo del naciente mundo del videojuego desde el auge de las salas arcade de fines de la década de los 70’s hasta los albores del 3D y el combate a muerte entre Nintendo y Sega en los 90’s, contando los aspectos más destacados y los puntos bajos de ese período crucial a través de imágenes de archivo, animación retro y entrevistas con los creadores que ayudaron a dar forma a cómo se vería, sonaría y jugaría una forma de arte interactivo.

En un episodio de la serie, el ex diseñador de Sega, Hirokazu Yasuhara, dice: “La gente tiende a pensar que los juegos son una actividad solitaria, pero el diseñador del juego siempre está detrás de la pantalla”. High Score trae a los diseñadores al foco, aún siendo sólo unos cuántos, pues seis episodios y cuatro horas no es tiempo suficiente para toda la historia. Cada episodio de la serie se estructura en torno a un tema central: Space Invaders, Pac-Man y la transición de Atari de las salas de juego a las consolas domésticas; El dominio de Nintendo en la era NES; D&D y juegos de rol (con gran participación de Richard Garriott de Ultima y Roberta Williams de King’s Quest); la Genesis de Sonic y la guerra de consolas Sega-Nintendo; juegos de lucha y furor por la violencia de los videojuegos; y las primeras incursiones en 3D y multijugador online. Al relatar estas historias, nos muestran la vida detrás de todo con bellos audiovisuales, más allá de los detalles técnicos.

El bello pixel art abunda para representar de gran manera las historias.

High Score presenta entrevistas con el artista de Mortal Kombat, John Tobias, pero no con el programador Ed Boon; con los diseñadores de niveles y personajes de Sonic, Naoto Ohshima e Hirokazu Yasuhara, pero no el programador Yuji Naka; con el diseñador de Doom, John Romero, pero no el programador principal John Carmack. La serie da la impresión de que los juegos simplemente surgen de la imaginación y los cuadernos de bocetos de visionarios con experiencia en artes liberales… Y eso no tiene nada de malo. Quienes hemos perseguido la historia del videojuego cual Indiana Jones buscando los fantásticos artefactos vemos un poco más allá, y entendemos que los más casuales perderán una parte de la historia, pero a cambio enfoca a los grandes artistas, y eso sí que es invaluable…

Que hablen de Final Fantasy con pintura y pinceles de Yoshitaka Amano sin mencionar a Square, Cloud, Kefka, Sephiroth, Terra o a Hironobu Sakaguchi es de hecho algo heroico, que hará que los ojos volteen a ver un sitio donde casi nadie echa la mirada… Y el enfoque a los eSports iniciales, con Jeff Hansen, el ganador del Nintendo World Championship para menores de 11 años, o con Chris Tang, el campeón mundial de Sega en su evento Rock the Rock con MTV, es algo digno de contarse. Pero la serie va más allá, y lo hace estupendamente en el rubro que voy a mencionar.

Chris Tang relata su reconocimiento como campeón en el Rock the Rock de Sega y MTV.

A lo largo de las casi 4 horas vemos a Becky Heineman, quien en su infancia destrozó una competencia de Space Invaders para Atari 2600 en un centro comercial local y ganó un viaje a Nueva York para el torneo nacional. Becky en ese entonces era conocida como Bill Heineman, sorprendió a todos, convirtiéndose en la primera ahora campeona competitiva de videojuegos.

En el camino de los siguientes episodios, vemos más ejemplos de la comunidad LGBTTIQ en la historia de los videojuegos, cosa que prácticamente no vemos jamás, y te lo dice alguien que se sorprende al encontrar datos así, y de hecho debo admitir que no conocía a ninguno de los de aquí… A otros sí, pero a ellos no. ¡Y fue fantástico! La lucha de Ryan Best por protestar en los videojuegos sobre las injusticias hacia los homosexuales con GayBlade, un juego que aún está perdido en el tiempo y el espacio; o ver a alguien como Gordon Bellamy, un negro gay que buscaba trascender y lo logró en EA, llegando al logro de que en Madden aparecieran jugadores de color… Como una especie de historiador y promotor de la cultura del videojuego, encontré esto, más que forzado por una agenda incluyente, un ojo más hacia donde nunca se ve normalmente.

Sega planeó muy bien sus pasos para arrebatarle la hegemonía a Nintendo en América.

Dejé mucho, pero muchísimo fuera, porque creo que merecen una mención aparte en alguna otra nota editorial que escriba. No quería terminar sin mencionar eso.

¿Hice demasiado texto? Hace mucho que no escribía tanto, y con tanta emoción y cariño, hacia el esfuerzo informativo de alguien más sobre la industria que que tanto quiero, viéndolo como un aficionado feliz. Soy una persona extraña, ¿saben? Mientras me ponía a brincar por ver a alguien conocido, mientras abría la boca ante datos y rostros que nunca conocí a pesar de estar casi 5 años explorando tantos rincones… Mientras hacía todo eso, también ponía pausas, anotaba situaciones y actores clave y pensaba cómo escribir para ustedes. Y soy muy, pero muy feliz haciéndolo. Quizá es porque soy feliz al aprender, y lo soy también al expresar. Su viejo amigo Jagger, con una lágrima en los ojos, provocada por el amor al videojuego y al periodismo independiente gamer, se despide con la misma frase de siempre: ¡Que la nostalgia nos acompañe!

#MeLeíTodo#LaNostalgiaMeAcompaña

Paul Jagger Administrator

Jugador ávido, con cierta obsesión por obtener el 100%. Entusiasta de la Historia y Cultura Gamer, comparto reviews y holidays de videojuegos de todos los tiempos, algún meme, pensamiento o noticia. Todo con sencillez y buen humor, sin aspirar a Hardcore.

follow me

También te puede interesar

Dejar un Comentario