El cine de terror en la década de los 2000, zombies y el gore son sobrexplotados

Si bien la década de los 2000 tuvo un puñado de comedias sombrías, en el género del terror predominó mucho el gore, los zombies y los falsos documentales.

A principios del siglo XXI, las películas de terror todavía estaban tratando de encontrar su nuevo ritmo, después de que los años 90 se despidieran de los tropos y las expectativas del género. Partiendo de los esqueletos de películas como The Silence of the Lambs, Scream y The Blair Witch Project, las películas de terror de la década de 2000 se expandieron sobre temas similares, llevándolos al siguiente nivel.

Un ejemplo claro de esto es Paranormal Activity (2009) y Cloverfield (2008) que toman como referencia el falso documental The Blair Witch Project. Incluso la película de terror española de 2007, REC, fue una película de falso documental que habla sobre estar atrapado en un edificio infestado de enfermos zombis, y esta película tuvo un remake estadounidense llamado Cuarentena, en 2009.

Lo que sobresalió de estas películas fue su interpretación zombie, que se alejó de la noción de que estos monstruos eran sobrenaturales. 28 Days Later de 2003, cimentó la idea de que los zombies eran el resultado de un virus desconocido, que no sólo era una toma refrescante, sino que también cambiaba la anatomía de los zombies, haciéndolos actuar como criaturas rabiosas y moviéndose mucho más rápido, lo que creó un nuevo sensación de horror para el público.

Inicialmente, la cinta llamada Exterminio en Latinoamérica revitalizó el concepto del horror zombie.

Junto con esta nueva versión del zombie, el género mismo vio una explosión durante la década de 2000, eclipsando a cualquier otra criatura que intentara dominar la pantalla. Los clásicos fueron revisitados con George Romero continuando su franquicia Living Dead con Land of the Dead de 2005 y el remake de su película Dawn of the Dead, por el director Zack Snyder en 2004. Ambas, mientras sacaban de las películas tradicionales de zombies, atendieron a la demanda que había por este género.

Con tantas películas de zombis en tan poco tiempo, las sátiras de este subgénero de terror llegaron rápidamente con una de las primeras de Shaun of the Dead en 2004, que se centró principalmente en burlarse del zombie clásico y al mismo tiempo contar una romántica y memorable comedia con personajes entrañables. Varios años más tarde, la película de la enfermedad zombie se abordaría con Zombieland de 2009. 

El horror en general se volvió más gore en la década de 2000. El subgénero tuvo un boom debido a la gran cantidad de películas que se centraron en el cautiverio forzado y el tormento espantoso, como se vio en Saw de 2004, sus varias secuelas y Hostel de 2006. A la luz del trato inhumano de los prisioneros en lugares como Guantánamo, las discusiones sobre la tortura tomaron al público por sorpresa e influyeron en los cineastas de la década.

Saw tuvo una enorme aceptación en caunto al cine de terror gore para las masas.

Junto con estas tomas más directas sobre la tortura, la década del 2000 en general se centró en la sangre. Cuando los años 80 usaron avances en efectos prácticos para crear momentos horribles de horror corporal, así como asesinos icónicos, los años 2000 decidieron adoptar un enfoque más realista para proporcionar el factor de choque.

El comienzo del siglo XXI para Hollywood fue espantoso y sangriento con su gore y la nueva era de los zombis, ambos representando problemas relacionados con la sociedad. Junto con eso, algunas películas de terror se hicieron personales con el uso de imágenes “encontradas”, mientras que otras se inclinaron por la comedia para contrastar los temas más oscuros, atendiendo a los deseos vanguardistas del público de la década.

¿Qué opinas al respecto? Te leo en los comentarios.

Fuente: CBR

No te pierdas las publicaciones del autor, solo aquí en Geek Laak

También te puede interesar

Dejar un Comentario