¿Cómo revivir los autocinemas? ¡Pues con estas grandes películas!

La pandemia mundial ha golpeando duramente, entre otras cosas, al mundo del cine. Ahora, se buscan alternativas para seguir disfrutando, y aquí les damos algunas sugerencias.

Un recurso que se ha rondado como una opción son los autocines, esos donde desde la comodidad de tu auto podías ver varias funciones estelares ¿qué trucazo no? Y como dicen: ¡La nostalgia vende! así que aquí te dejamos varias recomendaciones de películas que podrían ayudar a este viejo pero aún vigente concepto a dar un regreso triunfal.

Grease/ Vaselina: El clásico musical de 1978 que narra la historia de amor adolescente de verano entre Sandy y Danny. Romance, rebeldía, carros estrafalarios y excelentes peinados, es lo que nos ofrece esta romántica historia perfecta para verse en la comodidad del auto, tal y como los protagonistas aquí.

El monstruo de la laguna negra: Este gran clásico de terror de 1954 cuenta la historia de una expedición amazónica condenada a desenterrar a un Gillman asesino. La cinta ha sido tema últimamente entre los círculos que piden ver el cine en el auto, además de que funciona bien en épocas veraniegas. Es la mezcla perfecta entre saltos de comedia  y terror que sin duda harán que la experiencia sea imperdible.

Volver al futuro: Saquen su skateboard antigravedad y su ropa autoajustable que viajaremos nuevamente al futuro, y qué mejor forma que verlo en un autocine. ¿Pequeño pueblo? ¡lo tiene! ¿Una era pasada? ¡por supuesto! . ¿Adolescentes enamorados? Claro que sí. ¿Coche genial? Puedes apostar. Pero el éxito de taquilla de 1985 de Robert Zemeckis sube la apuesta con el viaje en el tiempo, y debido a que todavía es tan querido 35 años después, ahora es doblemente nostálgico.

The Rocky Horror Picture Show: Sin duda alguna una película bastante llamativa con ese toque se comedia, música, terror que todos buscamos, siendo en sí una propuesta arriesgada que además llevará al espectador a querer dar un salto en el tiempo. La película narra la historia de Brad y Janet, una pareja que acaba de comprometerse, pero tras una tormenta en medio de la carretera son empujados a llegar al castillo del Dr. Frank N’ Furter quien está de fiesta y mostrando su última creación. Una película que seduce y te llevará al placer absoluto.

Jurassic Park: Este clásico de 1993 es sin duda una de esas películas que tienes que ver sí o sí, y ¿por qué no? en un estacionamiento con pantalla gigante y ricas palomitas. Cuenta con una historia convincente, actuaciones serias de sus protagonistas, una combinación magistral de efectos prácticos y generados por computadora, escenarios deslumbrantes, aventura, humor, sustos y dinosaurios enormes, en su mayoría realistas. Jurassic Park de alguna manera logra jugar como una película de monstruos bien hecha y una pieza brillante de cine culturalmente significativo al mismo tiempo. Y recuerden, aquí en el autocine, T-Rex finalmente se siente de tamaño real.

Psicosis: Un clásicos de clásicos, esta película es perfecta para una noche de autocine. Estrenada en 1962, este filme lleno de misterio y suspenso te mantendrá al filo del asiento y no querrás perder ni un solo detalle, una película que te da una gran historia y un limpio manejo de las imágenes.

El mago de Oz: La historia de la pequeña Dorothy sin duda te traerá grandiosos recuerdos, además de que muchos fanáticos del cine lo consideran un momento profundo y formativo. El cambio de blanco y negro a tecnicolor todavía nos quita el aliento, 80 años después de su debut. Agrega canciones memorables y actuaciones conmovedoras que se mantengan igual de bien, y es indiscutiblemente una de las mejores películas jamás hechas.

Cars: Si bien la secuela pierde el hilo de la historia, la primera película sin duda tiene ese sabor a nostalgia que va bien con el autocinema. A través del evento que desvía la ruta del gran auto de carreras, la cinta les enseña a los niños a reducir la velocidad, apreciar la vida, evitar suposiciones y priorizar ser parte de una comunidad sobre “ganar”.  Cars se llevan a cabo esencialmente en una pequeña ciudad que se siente como si estuviera en el medio de la nada, y debido a la superficie que requieren, allí es donde encontrará la mayoría de los autoservicios del país. De esa manera, Cars y los autocine son una combinación perfecta

Cuéntanos, ¿qué película recomendarías para el autocinema?, ¿Quieres otra lista pero con películas mexicanas? Te leo en los comentarios.

Fuente: CBR

No te pierdas las publicaciones del autor, solo aquí en Geek Laak

También te puede interesar

Dejar un Comentario